Bicicletas urbanas las ha habido siempre, nacieron urbanas, y también es verdad que puedes usar la que quieras para andar por la ciudad. Eso si, para cada práctica específica del ciclismo hay un diseño ideal y apropiado con los componentes adecuados, la bicicleta urbana tiene sus características propias y es lo que vamos a analizar.

Primero vamos a deshacer los mitos

Mito 1. La bici para ciudad es la de montaña, «por los baches», «el mal pavimento», «para banquetear». La de montaña es para ir al campo, al monte, para eso está diseñada, por ello la suspensión y la construcción de sus llantas; con la bici de montaña se va a las veredas, sirve para saltar, subir por terrenos muy agrestes, pronunciados, rodar sobre lodo, y básicamente se inventaron para descender por las cuestas a toda velocidad, saltar raíces de árboles, piedras y cortes abruptos del terreno. En el pavimento las bicicletas de montaña son lentas, por los desarrollos de su transmisión, por el dibujo de sus llantas que sirve para tener agarre y que en el pavimento es contraproducente. La suspensión en las bicicletas de montaña buenas se bloquea para que no trabaje cuando pedaleas en subidas o a velocidad en el plano pues le quita potencia a tu pedaleo absorbiendo parte de tu esfuerzo y las bicicletas económicas de montaña o las imitaciones no tienen esta característica. Dije imitaciones, si, muchas de las bicicletas de montaña que ves son imitaciones baratas de una verdadera MTB, lo único que estás comprando es peso adicional y componentes de poca calidad que fallarán pronto. La suspensión hace más difícil la marcha y agrega peso, llegamos al punto en que hoy día vuelven las bicicletas de montaña de gama alta completamente rígidas sin suspensión, que son más eficientes en recorridos en terracerías y caminos de grava y que suben mejor. La verdad es que un bache en la bicicleta se esquiva muy fácil y las imperfecciones del camino se absorben llevando los codos relajados.

Mito 2. Las bicicletas urbanas son las híbridas. Algunos fabricantes tuvieron la idea de poner componentes de bicicleta de montaña en un cuadro para 700C, como el de ruta pero barato, en la época que aún dominaba la rodada 26″ en el ciclismo de montaña. La rodada 700C o 622 es la más eficiente para el pavimento, se avanza más por cada pedaleada y por su mayor diámetro pasa mejor las imperfecciones del camino. La cosa es que la mayoría de las híbridas no vienen equipadas con salpicaderas y parrilla, dejando estos aditamentos para los modelos de gama alta. A menos que tus recorridos combinen tramos de terracería por haberlos donde vives o que lleves tu bici contigo al campo frecuentemente, no valen la pena, sacrifican eficiencia por su versatilidad.

Mito 3. Las bicicletas de ciudad son las vintage, playeras o cruisers. La verdad sea dicha estas son bicis de paseo, más bien son bicis de juguete grandes, se pensaron para pequeños recorridos en los suburbios estadunidenses. No son nada eficientes para los traslados diarios. Además, este tipo de bicicletas suelen fabricarse con componentes de muy baja calidad y no tienen velocidades, la mayoría tienen rodada 26″ y como dijimos arriba esta no es la mejor rodada para el pavimento, pedalearás mucho y avanzarás poco.

Mito 4. La bicileta por excelencia para la ciudad es la fixie. Esta idea tiene una parte de verdad, las bicicletas de piñón fijo diseñadas originalmente para competir en pista son ligeras, rápidas, tienen pocos componentes y su mantenimiento resulta muy económico, por ello se hicieron muy socorridas entre los mensajeros de Nueva York y de ahí su uso se extendió entre los mensajeros de muchos lugares en el mundo, incluida la Ciudad de México. La pega está en que esa minimización de componentes incluye los frenos o la falta de estos. Se frenan con los pedales a fuerza de piernas, y debes saberlo, ir sin frenos en medio del tráfico es para los más bravos, no es para cualquiera, de ahí que para la gente común que solo quiere transportarse las bicicletas de piñón fijo resulten un mito, la curva de aprendizaje que requieren las hace aptas solo para los más entusiastas. Un costo adicional que generan es el desgaste de la cubierta de la llanta trasera, pues esta lleva la carga del frenado y las sucesivas derrapadas. En un entorno urbano con subidas como ocurre en los alrededores de la Ciudad de México no son prácticas. Una verdadera fixie es una bicicleta de pista, hay muchas imitaciones con cuadros y componentes baratos, no valen la pena.

Mito 5. «Quiero una bicicleta más sport por si un día…» Si quieres participar en competencias, entrenar fuerte a velocidad, salir a carretera, ir al bosque o la montaña, necesitarás una bici específica para estas actividades y querrás la mejor que puedas adquirir. Si estás pensando en una bicicleta para transportarte en la ciudad, quítate esas ideas de la cabeza, se práctico.

Entonces cuál es la bici urbana

Pues te diré, depende. Ambientes urbanos hay muchos, en un pequeño pueblo rural, rodeado de montañas, con caminos de terracería, la de montaña, desde luego. En un poblado con calles empedradas la suspensión o unas ruedas anchas ayudan, pues permiten absorber los saltos en el empedrado manteniendo la llanta pegada al camino ayudando a la tracción y también absorbiendo la vibración que en este tipo de camino es intensa, una bicicleta de montaña o una híbrida con llantas anchas de 30mm e inclusive suspensión delantera hará la vida más llevadera.

En una ciudad grande y en la gran urbe con tráfico y donde los recorridos se hacen en pavimento todo el tiempo estaríamos hablando de una bici como las que llamamos urbanas. Si la quieres usar para trasladarte a diario o con frecuencia hay que tener en cuenta la distancia de los recorridos y el desnivel del terreno. Pero en general, para el pavimento querrás una rodada 700C (622), las cubiertas de las llantas tienen que ser relativamente lisas para que rueden bien y es recomendable que sean relativamente anchas para que sean confortables, 32mm es un buen punto de partida, también querrás unas cubiertas duras y gruesas, ya que esto evitará las ponchaduras; a su vez, las cubiertas mas anchas necesitan menor presión de aire, lo que hace los recorridos más confortables; aquí no vale tener cubiertas de alta gama ligeras, en la ciudad no querrás ir a ritmo de competición, de hecho, los recorridos son relativamente lentos con un promedio de 20km/H —que son muy por encima del promedio de velocidad de los autos en la Ciudad de México, que se estima en 16Km/H—, no querrás sudar para llegar fresco al trabajo.

La bicicleta urbana debe proporcionar una postura erguida para que tengas mejor visibilidad, que te permita voltear cómodamente hacia atrás, y que a su vez resulte confortable si llevas una chaqueta de traje puesta, esto último es muy incómodo en una bici de ruta e inclusive en una de montaña con manubrio bajo.

Las salpicaderas son esenciales, sobre todo en época de lluvias. Si te fijas en bicicletas antiguas, la mayoría las llevaban, pero luego se quitaron en las bicicletas de competencia para ahorrar peso y como todos queremos ser Eddy Merckx y los fabricantes quieren ahorrar costos, con el tiempo estos aditamentos cayeron en desuso, pero una bici urbana debe tenerlas pues con piso mojado, la ropa queda hecha un desastre.

Otro aditamento importante es el cubrecadena, evita que se ensucie el pantalón y peor que se atore entre la cadena y el plato dentado, lo que puede propiciar una caída.

La canastilla o la parrilla sirven muy bien para llevar los bultos cotidianos, ya sea para el trabajo o las compras, es mucho más cómodo llevar la carga en la bici que en una mochila, lo que provocará que la espalda se empape de sudor en días calurosos.

Tener luces resulta esencial, tanto la trasera como la delantera, en las noches o en los días lluviosos querrás que los automovilistas, otros ciclistas y peatones te vean, es muy peligroso rodar invisible en la oscuridad. En algunos países, el uso de luces en las ciudades es obligatorio y se castiga su falta, tan importantes son.

Hay que hacerse visible con luces trasera y delantera

El timbre no está de más, si no eres bueno silbando, te ayudará a prevenir a otros ciclistas y sobre todo a los peatones para evitar un accidente, los coches difícilmente lo escucharán, pero aún así, es un aditamento que contribuye a la seguridad.

Un consejo es que el manubrio no sea muy ancho, aunque estos brindan más control, resultan incómodos para pasar en el espacio entre los coches, Un manubrio estrecho permite una conducción más ágil y fluida en el tráfico.

Las plegables

Como ya se dijo arriba, la bicicleta idónea depende de los recorridos que haces, si estos son cortos o combinas los recorridos con Metro —en la Ciudad de México las puedes subir plegadas en este medio de transporte—, si tienes poco espacio de almacenaje en casa o la quieres guardar en tu espacio de trabajo, la bicicleta plegable es una gran opción y muchas de ellas ya vienen equipadas con salpicaderas y parrilla. Tienen un defecto, por el poco espacio, suelen tener una transmisión con un plato dentado pequeño que combinado con el pequeño diámetro de las ruedas, en algunos modelos no alcanzarás mucha velocidad, tendrás que pedalear mucho para el recorrido de las ruedas, eso no las hace prácticas para recorridos largos.

Extra: Se autosuficiente

Da pena ver a los ciclistas caminando a pie arrastrando la bicicleta pues tuvieron una avería, frecuentemente una ponchadura. El ciclista anda en bici por la ciudad para ser independiente, parte de esa independencia también requiere ser autosuficiente, así que dentro del equipo esencial, adquiere una bomba, lleva contigo una cámara extra o por lo menos parches, una multiherramienta tampoco está de más. Claro, tal vez necesites aprender a cambiar una cámara o hacer reparaciones menores, pero esto es parte del show.

Extra, seguridad

Te invito a ver estos videos de seguridad en nuestro canal de Youtube

Si viste este último video entenderás la pertinencia de tener un timbre en la bicicleta.